Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

LA INTERPRETACIÓN DEL DISCO DE

NEBRA Por Emilia Pásztor y Curt Roslund Traducción al Español Por Norbert R. Ibáñez http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

1

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

LA INTERPRETACIÓN DEL DISCO DE

NEBRA Un e-Book basado en la Investigación Documental de Emilia Pásztor y Curt Roslund Escrito para la Antiquity archaeological journal Web Page: http://antiquity.ac.uk/ Contac E-mail: [email protected]

Traducción al Español

Por Norbert R. Ibáñez

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

2

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

La Interpretación Del Disco De Nebra

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund Copyright © 2007 por Emilia Pásztor y Curt Roslund Titulo Original en Ingles: An interpretation of the Nebra Disc España: Traducción al Español por: Norbert R. Ibáñez [email protected] Derechos De Copyright Esta publicación es para uso Académico. No puede Imprimirse o distribuirse de forma comercial sin el permiso expreso por escrito de Antiquity archaeological journal y de sus Autores, Emilia Pásztor y Curt Roslund. Web Page: http://antiquity.ac.uk/ Contac E-mail: [email protected] Contacto con los Autores A los autores les gustaría mucho conocer el valor documental de este trabajo, y siempre agradecerán sus valiosas opiniones o comentarios. Por favor, considere que nosotros solo podemos leer y entender en Ingles. Muchas Gracias Emilia Pásztor y Curt Roslund [email protected]

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

3

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Sobre los Autores Emilia Pásztor, es Doctora y trabaja en la actualidad en el Museo de Matrica, HU2440 Szazhalombatta, Hungría, desde donde ha realizado serias investigaciones del Disco de Nebra y ha elaborado este trabajo de investigación, en colaboración con otro gran investigador, Curt Roslund. Curt Roslund, es Doctor en Astronomía, y trabaja actualmente en el departamento de Astronomía, de la Universidad de Gothenburg, SE-41296 Gothenburg, Suecia. Junto con Emilia Pásztor, han investigado todos los detalles el disco de Nebra.

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

4

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Agradecimientos A los autores les gustaría reconocer los esfuerzos realizados por las siguientes personas: Gracias a Roselyn Frank, Clive Ruggles, Michael Rappengluck, Stanislaw Iwaniszewski: por sus valiosos comentarios en las versiones preliminares de este Libro que estudia el disco de Nebra. Aladár Gáspár: por realizar el dibujo del perfil del Disco de Nebra. Muchas gracias a todos, por su amable colaboración

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

5

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Prologo Por Norbert R. Ibáñez

No hace mucho que yo comencé a interesarme por el Disco de Nebra. En realidad mi curiosidad por este artefacto, se debe a que soy aficionado a la Arqueoastronomía, materia en la que encuentro un fascinante entretenimiento. Recibí por correo este trabajo en un fichero de PDF y en unos pocos días me dedique a traducir al español, por encontrarlo un trabajo muy interesante de leer, especialmente en la comunidad Euro Hispana. Creo que este es un excelente trabajo, muy bien documentado, de gran calidad intelectual, sobre el Disco de Nebra, que yo recomiendo leer a todo lector e Investigador interesado por los misterios que encierra el disco de Nebra. Norbert R. Ibáñez España, Europa, 07 de Septiembre del 2007

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

6

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Introducción El disco de Nebra es uno de los descubrimientos Europeos más sensacionales, y quizás el mas importante de la década de los 90. En su origen parece contener un conjunto de símbolos del Sol, la Luna y algunas constelaciones de estrellas muy especificas forjadas en oro en un disco de bronce de superficie plana y pulida (liso y llano) de alrededor de un pie (320mm). No sólo es un extraño artefacto, sino, que popularmente, sus inicios comenzaron casi sospechosamente como una broma. Pero los expertos en su estudio, sin embargo, después de investigarlo han asegurado de forma contundente que el disco podría pertenecer a los albores de la Edad De bronce, y el debate que actualmente se mueve en todos los círculos de investigación donde se analiza el disco es ahora cual es su verdadero significado. Este pequeño -e-Book- libro electrónico, esta basado en su totalidad en las investigaciones de estos dos importantes autores, y en su informe científico así como en las conclusiones que se han obtenido de él. Aquí, en este extraordinario trabajo, los autores analizan todo lo que se sabe hasta el momento y ofrecen una interpretación bastante sutil porque contemplan este dispositivo Chamanístico como algo que podría haber pertenecido a una sociedad de guerreros locales.

Las palabras claves: Europa, la Edad De bronce, Alemania, Sachsen-Anhalt, Nebra, El escudo, La religión, Los Chamanes. (BC=Before Christ=AC)

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

7

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Capitulo I El Descubrimiento, Descripción Y Autenticidad Como hoy día ocurre frecuentemente, en el caso del disco de Nebra no fue un hallazgo realizado directamente por arqueólogos sino que fue encontrado por dos caza tesoros oportunistas en el verano de 1999. El disco fue recuperado por la Policía suiza, tras una laboriosa operación en año 2002 y fue devuelto mas tarde a Alemania dónde actualmente está expuesto en el Museo de Landes Für Vorgeschichte en Halle. Cuando los Caza Tesoros fueron detenidos por la Policía, los interrogaron y persuadieron para que revelaran el lugar dónde habían encontrado el disco; un pico de una colina de 252m de altitud, que esta localizado en Mittelberg llamado Ziegelrodaer Forst, cerca del pequeño pueblo de Nebra en Sachsen Anhalt. Con la ayuda de la datación comparada de otros objetos que los Caza Tesoros habían encontrado en el mismo lugar donde se encontró el Disco, se logro datar el disco en una fecha que apuntaba hacia el año 1600 AC, o la Edad Media del Bronce. El disco de bronce (Figura 1a-c) pesa 2kg y tiene un diámetro desde su centro de 320mm, y un espesor de 4.5mm pero se reduce hacia el margen externo del disco en unos 1.5mm.

Figura 1. a. Los adornos del Disco de Nebra con los dos platos de oro podrían representar el Sol, la Luna y estrellas..

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

8

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

El centro del disco esta dominado por dos platos de oro, cada uno de ellos de aproximadamente 100mm. Uno describe un círculo completo mientras que el otro solo muestra la forma de una media Luna (la Luna). La superficie del disco esta adornada además con unos pequeños círculos de oro, distribuidos a modo de manchas, redondas, y delgadas (midiendo algunas hasta 10mm de diámetro) que forman originalmente un conjunto de 32. Dos de éstas están desplazadas ligeramente del centro y ajustadas para formar un cuarto, o dos arcos lineales de finas secciones de oro que están en el margen inmediato del disco. Uno de estos arcos –el izquierdo- está ahora perdido, probablemente por el deterioro del paso de los miles de años. Un tercero, más corto y encorvado es otra sección de oro situada a lo largo del margen existente entre los dos largos arcos de oro. Los arcos lineales delgados que están en el margen del disco sub-contienen casi 90 grados cada uno, o un cuarto de un círculo, con un radio de 160mm. La sección de oro más corta restante en el margen entre ellos dos mide aproximadamente 120 grados o un tercio de un círculo completo con un radio de 90mm. El perfil del disco es casi plano (Figura 1 c) y la parte trasera del disco no muestra ningún rastro de haber poseído alguna forma de sujeción (la Figura 1 b).

1 b. Vista trasera del Disco.

1 c. Vista del Disco de perfil. Tiene un espesor de 4.5mm pero se reduce hacia el margen externo del disco en unos 1.5mm.

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

9

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Sin embargo, en el margen externo del disco esta perforado por 38 (?) misteriosas incisiones (agujeros del tamaño de un alfiler), de utilidad aun desconocida, aunque presuntamente se especula con que podrían indicar que este Disco pudo estar cosido sobre algún tipo de superficie de tejido, o clavado de algún modo en una tabla de madera. La autenticidad de un descubrimiento arqueológico tan importante como este, pese a ser un descubrimiento con una oscura procedencia, esta al margen de toda la duda. El disco de Nebra por consiguiente ha tenido que pasar por una serie de rigurosas pruebas y exámenes en laboratorios donde se ha demostrado su autenticidad y que su origen es realmente antiguo (Pernicka 2004), aunque a pesar de todo, el disco todavía es objeto de ciertas controversias y genera algunas opiniones y comentarios escépticos (Schauer 2005). De acuerdo con el examen metalúrgico del Disco de Nebra, y la relación entre los diferentes isótopos de los metales examinados, la investigación señala que la posible procedencia de la fuente principal del cobre que fue usado para la fabricación del bronce estaría situada en Picos de los Alpes orientales. El bronce del disco contiene una escasa cantidad de estaño bastante inusual que no logra superar el 2.5 por ciento (Pernicka 2004). Pero el alto contenido de plata, de más del 20 por ciento en las secciones de oro, indica que el oro se extrajo de una mina en Transilvania; salvo la sección de la curva periférica de oro más corta que comparativamente tiene un volumen de plata mas bajo, y de un 13 por ciento. La fuente de este oro no ha podido ser aun identificada. Si bien el Cobre y el Oro fueron extraídos de los Alpes orientales y Transilvania respectivamente, quizás no Solo desde el Norte de Europa central (Liversage & Northover 1998: 137-8). Según el examen metalúrgico, el disco habría sido forjado a comienzos de la Edad Artesanal del Bronce de Dinamarca, y en su fabricación de bronce se uso un proceso similar en ambas regiones, aunque sin que por eso existiese un intercambio de técnicas o influencias de la Cultura Centro Europea del Aunjetitz (2300-1600 A.C.). No obstante las pistas podrían conducirnos hasta Dinamarca y apuntar a los trabajos de Metalúrgica del Periodo de Edad De bronce IA (1700-1600 A.C.; Vandkilde 1998: 128, 131-2.). Vandkilde argumenta que “durante este periodo [la producción y fabricación de Metales] desapareció de los alrededores del área central de Halle, dejando localmente mientras tanto un vacío social y cultural que incluso pudo repercutir mas allá de las fronteras del Norte (Vandkilde 1998: 133). Por otro lado el ornamento del Disco de Nebra no es muy característico, los toques de acabado cortos y paralelos, las bandas en la sección curvada son rasgos bastante característicos de los hallazgos del Metal Dinamarqués de la Edad De bronce (Kaul 1998). Esto apoya discretamente la idea que sostiene que el disco de Nebra posiblemente pudo haberse fabricado bajo la cultura regional de la Edad De bronce Nórdica o incluso por forjadores de esa área. http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

10

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Capitulo II ¿El Sol, Luna y las Estrellas? Casi después de que el disco hubiera sido devuelto a Alemania, inmediatamente se sugirió que las imágenes redondas de oro que embellecían la corrosión verde del disco de bronce, podrían representar algunas estrellas, el Sol y la Luna (Meller 2002; Schlosser 2002). De hecho si esta interpretación es correcta, y se realiza una investigación más exhaustiva de que su utilidad tendría como base una explicación astronómica, el disco podría estar entre los descubrimientos más importantes de la Edad de Bronce Europea. Examinando el Disco de Nebra, un observador intuitivamente, identifica el círculo completo en el centro del disco con el Sol o la Luna llena y la Luna semicircular con la media Luna Lunar de la nueva Luna o Luna vieja. Casualmente, el tamaño angular aparente del Sol y la Luna es el mismo y coincide de forma exacta en el cielo. Sobre el disco, sin embargo, se aprecia de forma clara que sobresale el radio del arco exterior de la Luna y es mayor que para el Sol. Es posible que aquí el orfebre se dejara llevar; al exagerar el radio creciente Lunar, por una ilusión óptica muy bien conocida que a causa de la longitud angular del arco exterior de la Luna aparece más largo de lo que es en realidad y por eso el radio parece haber sido sobrestimado (Minnaert 1940: 105). Si el objeto redondo representa el Sol, su estilo es extraordinariamente pulido y plano. En los hallazgos arqueológicos de los Aunjetitz y otras culturas contemporáneas o de las áreas de los Alpes orientales y Transilvania, el Sol se decora con riqueza casi siempre con círculos concéntricos y escaleras de caracol y a menudo con despliegues de rayos en forma de radial (Neugebauer 1987: Abb. 51, 54; Probst 1996: 101, 210, Figuran 24-5; Kaul 2004: 56-7; Kovács 1991; Schwarz 2004: 179; Zipf 2004: 75-6). En algunos descubrimientos arqueológicos se han hallado símbolos que se creía que podían ser el Sol, aunque realmente podrían haber sido de la Luna llena; y éste también podría ser el caso para el disco de Nebra. Desgraciadamente, el solo retrato de la media Luna Lunar único en el disco parece ser bastante raro. Solo se conoce una única pintura en un cuenco dorado, pero del periodo más tardío de la Edad De bronce (Green 1993: Figura 438), aunque la Joyería Orfebre en la forma de una media Luna (el Eclipse de Luna) únicamente se produjo durante este periodo o muy próximo a él.

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

11

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

El brazo más brillante, cerca del final con el Eclipse de Luna, se fabrico con oro Transilvano (Schumacher-Matthäus 1985: Taf. 24; Kovács 1999: Figura 26-7). Si los objetos centrales más grandes representan el Sol y la Luna, astronómicamente no son correctos. Aunque es posible ver el Sol y la Luna al mismo tiempo en el cielo en algún momento del día, la parte iluminada y convexa de la Luna, siempre se orienta hacia el Sol y no contra él como en el disco, dónde el Sol esta de cara al lado cóncavo de la Luna. La escena podría sugerir la representación de un eclipse Lunar, pero esto es muy improbable, desde el punto de vista de que no existen la más ligera pista o rastro directo en el registro arqueológico, de que las personas de Edad De bronce tuvieran el suficiente conocimiento como para entender las causas subyacentes de un eclipse del Sol o la Luna. Las pequeñas manchas de oro redondas impresas en el disco generalmente parecen haber sido diseñadas pensado en las estrellas, y un pequeño racimo de siete manchas que ocupan una posición entre el “Sol y la Luna” ha sido asociado de forma natural con la constelación de las Pléyades (Schlosser 2002; 2003). Sin embargo, en resto de las manchas están distribuidas de forma demasiado regular en el disco como para representar las estrellas del firmamento (Schlosser 2004: 44). La figura 2, muestra que, con la excepción de la constelación de las ‘Pléyades', las manchas se distribuyen en el espacio uniformemente con respecto a una cuadricula (en este caso de 51mm).

Figura 2. Dibujo del disco de Nebra trazado por una red por cuadrados con lados que miden 51mm.

Esta medida del espacio tan regularizado implica que los constructores y diseñadores del Disco de Nebra, distribuyeron esos puntos a pulso sin situarlos en lugares fijos para hacer más agradable y estética la imagen del disco. En la figura 3 se muestra que la posición real del mismo número de estrellas centró en las Pléyades, más todos-luminoso que la magnitud 3.0 visual qué normalmente es el límite de brillo usado por delinear las constelaciones.

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

12

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Figura 3. El mapa de una sección del centro en las Pléyades contiene todas las estrellas más luminosas de la magnitud visual 3. 0. El campo mide 105 grados en la ascensión correcta y 70 grados en la declinación. La línea marca el ecuador celestial y el círculo abierto al equinoccio vernal en 1600 AC

El mapa estelar muestra la distribución real y desigual de las estrellas en el cielo. La cuestión es que si el orfebre hubiera pensado en crear de forma exacta el diseño de un mapa de la región del cielo de alrededor de las Pléyades, difícilmente él diseñador de la pieza habría podido omitir la presencia de la constelación de Conspicuos Orión saliendo por la base del extremo izquierdo y el cuadrado de Pegasus a la derecha. Las estrellas luminosas tienen un modelo de destello característico en forma de rayos (Navarro & Losada 1997) que puede ser una característica simbólica de las estrellas de la primer periodo de la Edad De bronce, aunque éstos son difíciles de distinguir de los símbolos usados para el Sol (Koós 1988: 1. el kep; Kovacs 1991: Abb. 2, Abb. 5; Probst 1996: 148, 197, 221). Sin embargo, el estilo pulido de los platos de oro redondos (la única y mas grande de las manchas pequeñas) denominadas marcas de tazas y círculos gravados en piedra de la Edad De bronce Nórdica. Los círculos pulidos y las marcas de taza predominan en piedras — gravadas en sitios como Dinamarca, mientras decrecen en número cuando más al Norte uno se dirige (Malmer 1981: 68-9, 75). El dibujo de estrellas como objetos redondos bien podría haber sido por consiguiente un hecho intencionado.

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

13

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Capitulo III ¿El Horizontes, el Arco iris o simples Barcos? Según Schlosser (2002), los dos arcos de oro situados en el margen del disco bien podrían mostrar, en un horizonte remoto, la salida y siguiente ocaso del Sol y su movimiento desde un Solsticio hasta el próximo. Por otro lado la medición de la longitud de 82-3 grados es exacta para la latitud del Mittelberg, por lo que Schlosser sostiene que este hecho no puede ser una simple casualidad. Su visión únicamente se sostiene solo por la posición del paisaje de Mittelberg. Desde ese punto, el ocaso alcanza su punto más septentrional detrás de Brocken, la legendaria cúspide de 1142m de altura, a 75km de distancia de la Montaña de Hartz, en el Solsticio de verano del 22 junio. Apoyado por Meller, Schlosser aun va mas lejos; hasta el punto de llegar a interpretar el disco como un instrumento muy preciso con el que se podía lograr medir el acimut del Sol, la salida del Sol u ocaso y también obtener una fecha exacta del calendario (Meller 2004: 31; Schlosser 2004: 44). El propio horizonte del sitio, ofrece sin embargo una referencia bastante simple y completamente adecuada para el calendario sin necesidad usar un dispositivo tan complejo y preciso. El origen de los arcos periféricos del Disco no es marcar o señalar, y no hay a la vista ninguna marca con la que poder establecer una línea visual al Sol. No existe ninguna otra característica que demuestre que el disco estuviera pensado o enfocado hacia esa clase de utilidad tan precisa y exacta. El conocimiento íntimo y preciso de la longitud de los arcos periféricos del Disco en relación al movimiento del Sol amaneciendo y poniéndose, bien podría ser una simple coincidencia. Los dos arcos en el disco pueden simbolizar los dos arcos dorados; el del ocaso y del el rubor de alba alternativamente en el horizonte; dos fenómenos meteorológicos que desde siempre han fascinado y dejado una profunda impresión en observadores, que los han considerado objetos celestiales independientes y separados, como los vistos en el Rodillo Pawnee marcados con asteriscos en el mapa (Chamberlain 1982: 189). De mismo modo, el propósito de estos dos arcos bien podría haber sido un simple ejercicio geométrico, en un intento por dividir la circunferencia del disco en cuatro partes iguales, donde poder encajar en el concepto general de cosmos como el desplegado en el arte de piedra y muchas otras decoraciones de la Edad De bronce (Malmer 1981: 66-76; Larsson 1996: 45, Figura 21-2).

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

14

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Se ha sugerido que la sección curvada de oro más corta, al margen del disco de Nebra, con sus tres arcos paralelos-cortados, podrían corresponderse a una representación o dibujo del arco iris, al tratar de representar las bandas de colores (Arqueología Británica 2004: 16-7). El arco iris sería un rasgo natural de mitología de Edad De bronce. En el sistema de las viejas creencias Escandinavas, el arco Iris fue imaginado como un puente brillante (Davidson 1988: 171) creado para conectar el cielo con la tierra, compuesto por tres colores, y el del medio estaba hecho de hierro caliente. Una explicación más común para el símbolo del arco seria que representa el mítico barco que trajo al Sol por el cielo, desde el este hacia el oeste durante el día, y al revés, a través del este por las tinieblas durante la noche. El mito de la barca Solar es algo ya bien conocido en el Egipto antiguo, pero bien pudo haberse creado en Escandinavia, como parte de las experiencias cotidianas de los marineros de la Edad De bronce, testimonio que viene dado por las numerosas naves existentes en los gravados de piedra. Por otra parte habría sido algo igualmente natural que el Sol viajara claramente dibujado como un barco en los gravados de piedra y navajas de afeitar de la Edad De bronce (Kaul 1998). Sin embargo, estos barcos son de base plana con quillas y popas sobresalientes. Todavía no se ha visto ningún barco con un perfil semi-redondo pintado en el periodo de la Europa prehistórica. En cualquier caso, en las tierras mas profundas y herméticas de la Europa central, el barco nunca pudo haber tenido tanta importante para el transporte como en lo tuvo en Escandinavia. Esto se atestigua por la ausencia casi total de barcos en los gravados de la piedra en el Interior Europa de este periodo. Todavía no ha sido encontrada ninguna nave en los gravados de piedra en Alemania norte (Malmer 1981: 18). Hasta ahora sólo se conocen cinco naves en gravados de piedra en Val Camonica, (Kaul 2005: 56). En cambio, hay frecuentes hallazgos de modelos de carros y ruedas con los símbolos del Sol. Este hecho habría sido completamente natural si se creía que el Sol viajaba por el cielo en un carro en lugar de en una Barca. Hay descubrimientos de carros Solares semejantes en Escandinavia (Larsson 1996: 45, Figura 12, 14; Kaul 2004.). Esto muestra la complejidad del papel podría haber jugado el Sol en la mitología de Edad De bronce. A.C. Desde el 1500 AC puede observarse también en Europa la costumbre de poner ruedas en miniatura que representan el Sol como el ornamento en las tumbas (Green 1993: 30 1-3).

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

15

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Capitulo IV El Legado Astronómico Se supone que ha existido una fuerte conexión entre las gentes de Nebra y las gentes más primitivas o contemporáneas del Asia occidental, debido a que ambas culturas usaban símbolos celestiales que podrían haber incluido las Pléyades (Meller 2004; Kristiansen & Larsson 2005). Las Pléyades fueron identificadas por primera vez en Mesopotamia, en el periodo en que el disco de Nebra habría sido construido. Las Pléyades también se mencionan en un importante texto, llamado la Oración a los Dioses de la Noche de Babilonia, de alrededor del año 1830-1530 A.C. (Rogers 1998: 15). También en las Tablillas redondas (astrolabios) de aproximadamente 1100 A.C. de antigüedad se mencionan las Pléyades, otorgándoles una elevada importancia y adaptando su implicación a la agricultura y mitología (Rogers 1998: 16-7). Sin embargo, en el disco de Nebra, el recubrimiento exterior del reducido grupo de siete platos de oro es bastante diferente de los diseños existentes de las Pléyades en el Este Próximo. Allí estos tienen forma alargada y un diseño más realista (Lindsay 1972: Figura 17; Collon 1990: Figura 16; Negro & Green 1992: 162-3, Figura 49, 55) en comparación con el racimo redondeado existente en el disco de Nebra. Hace ahora unos 3600 años, las Pléyades se situaban cerca del equinoccio vernal, un punto en el cielo dónde el Sol cruzaba el ecuador celestial al sur del hemisferio Norte. Esto significa que este grupo de estrellas simplemente estaba situado en el lado opuesto al Sol de otoño: mas exactamente cuando el Sol amanecía, las Pléyades se ocultaban y cuando anochecía las Pléyades aparecían ascendiendo por el cielo. En la Edad de Bronce durante la cual se habría construido este insólito dispositivo astronómico, las Pléyades eran tan brillantes en el cielo nocturno otoñal, que nadie habría podido ignorarlas. La línea de puntos de la Figura 3, partida como un círculo abierto señala el ecuador celestial con el equinoccio vernal durante el año 1600 A.C. Schlosser (2003) ha llamado la atención sobre las fechas de la aparición de las Pléyades en la Edad De bronce. Para definir su año agrícola y sus trabajos, los granjeros podían utilizar la salida de su estrella heliaca, que se pone en marzo (el último día del año, en que la podían ver en el escenario celeste del crepúsculo del atardecer) y su retraso cuando se pone en octubre (el primer día del año en que ellos la pueden ver en el alba del amanecer). Él poeta griego Hesíodo (siglo VIII A.C.) ya alrededor del año 700 menciona una cita que apoya esta idea: “Cuando las Pléyades ascienden es el tiempo de usar la hoz, pero el arado es mejor usarlo cuando se están poniendo” http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

16

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

(Hesíodo Works y Días, linee 382; Pannekoek 1961: 95). El estudioso romano Marco Terencio Varrón (116-27 AC.), escritor y erudito romano, ya mencionó las Pléyades por el nombre de Vergilis en sus libros ahora perdidos, y las describe como unas estrellas heliacas que ascienden, y se conoce que esto tenía lugar entre 22 abril y el 10 mayo, al principio de primavera (Lat. el ver, primavera; Lindsay 1972: 224). En la Grecia actual la cosecha tiene lugar en mayo, mientras que en la Europa central esto ocurre en agosto, dejando por resolver la cuestión de la relación entre las Pléyades y la hoz. Sin embargo, en el siglo diecinueve y muy recientemente, en la Europa central los granjeros empiezan sus trabajos agrícolas en el campo a últimos de febrero, con una o dos semanas de diferencia, que depende de cualquier modo de las condiciones de la climatología local. Por consiguiente no se descarta que en ambas regiones, las Pléyades fueran usadas o se convirtieran en marcadores agrícolas para señalar los puntos de inicio del año del cultivo. Algunos investigadores suponen que la mayor parte de la iconografía de Edad de Bronce europea puede explicarse por la idea de un complejo panteón de dioses, que se habría extendido con la migración de los proto-Indo-Europeos. Los investigadores defienden que el culto de los Gemelos Divinos; los dioses Polivalentes de este panteón, fueron lo que abrieron la luz del día para su hermana, la Diosa del Sol, como se indica por las referencias a los gemelos en los registros de yacimientos de la Edad de Bronce. Especialmente en el Norte de Europa, puede verse esta luz resaltada en los restos de hachas dobles. Es posible que los Nebra practicaran semejante sacrificio, y esto demostraría una conexión íntima con el curso del Sol, la Luna y las estrellas. Por esta razón el disco tiene claras raíces y establece un evidente acercamiento de los motivos Orientales (el Sol, la Luna y una estrella luminosa como los símbolos míticos de las divinidades del cielo) que a menudo aparecen en sellos de Siria y Mesopotamia (Kristiansen & Larsson 2005: 264-7). Sin embargo, no puede decirse que de cualquier modo el disco de Nebra haga alguna clase de referencia directa a esta iconografía, porque el sello del tercer grupo junto al Sol y de la media Luna creciente, era la estrella Instar, la estrella de la mañana (qué en realidad no era una estrella, porque probablemente era el planeta Venus) y no las Pléyades. Es más, en los sellos cilíndricos del segundo y tercer milenio, la media Luna normalmente se dibuja debajo del disco Solar y realmente muy próximo a él (Collon 1990: 52, Figura 8, 13, 17, 23, 31, 34-5, 42). Estos se distinguen del resto de los discos, en lo limitado de las piedras, pero estos escritos reales son de un periodo más tardío (13501000 A.C.) que el disco de Nebra.

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

17

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Durante el periodo Micénico los anillos de Oro de cerca del (1500 A.C.) estos también se pintaban independientemente de cualquier otro (Goodison: 1989: Figura 129, 130) y se supone que representaban rituales que se realizaban en ciertos días del año cuando fueron vistos simultáneamente en el cielo (Nagy & Valavanis 1993: Figura 401-2). Sin embargo estos anillos de oro, representan el Sol y la Luna pero sin una estrella. El registro de modelos estelares pueden haber llevado muchos milenios de observación local. La creación de constelaciones zodiacales en Mesopotamia costo varios milenios según los hallazgos arqueológicos y las fuentes escritas. Parece lógico asumir el mismo principio para las gentes no pertenecientes a la civilización de Mesopotamia, evitando por tanto teorías que suponen un Solo lugar y tiempo por el conocimiento del cielo en vías de desarrollo (Maunder 1913; Ovenden 1966; Roy 1984). Desde el periodo de la Europa prehistórica, no existe registro escrito y no hay ninguna fuente equivalentes que trate con un proceso parecido como en Mesopotamia o Egipto; pero parece probable que igualmente esos primitivos europeos estaban interesados en el cielo estrellado. Sus conocimientos sobre el cielo pueden desvelarnos el uso de símbolos celestiales en los hallazgos y las orientaciones arqueológicos como casas, monumentos megalíticos y cercamientos Neolíticos. La investigación de estos monumentos ha demostrado cómo es de importante inspeccionar la situación y el plan de estos monumentos respecto al paisaje circundante y los cuerpos celestiales (Ruggles 1988; 1999). Sin embargo, todavía no se ha descubierto ninguna orientación astronómica con las Pléyades en algún monumento o estructura de la Edad de Bronce Europa.

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

18

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Capitulo V La analogía Etnográfica Evidentemente, Sol, Luna y estrellas han sido ampliamente observados y registrados en las tradiciones culturales y el folclore de muchos países próximos, y solo algunos específicamente citan las siete estrellas. Por ejemplo, los indios Skidi Pawnee en América del Norte también usaron las Pléyades junto con otras señales de la naturaleza para indicar el tiempo para empezar los preparativos del plante de las ceremonias; cuando el sacerdote se sentaba en el interior de la casa, y podía ver directamente sobre el agujero de la chimenea las Siete Estrellas (Chamberlain 1982: 134-5). El mapa de estrellas de Skidi Pawnee (Rollo de Pawnne) fue confeccionado como un libro en piel y esta actualmente en el Museo de Campo de Historia Natural en Chicago (Figura 4) y es un dibujo que representa las estrellas según sus diferentes míticos poderes en la tierra. Las agrupaciones sobresalientes siguen de manera aproximada el cumulo virtual de estrellas en el cielo pero su identificación con el cielo real sólo fue posible con la ayuda de textos escritos (Chamberlain 1982: 184-205). Las dibujos en el disco también conservan un parecido llamativo, ciertamente aproximado, con la figura del Chaman y sus tambores que simbolizan, por su material decorativo, una fuerte relación con el cosmos y el mundo sobrenatural. El Chaman, como persona mediadora (Medium) entre los espíritus de otros mundos y la comunidad, era una de las personas mas activas para el bienestar de una tribu y les ayudaba a controlar sus relaciones con las fuerzas naturales y sobrenaturales. Los Chamanes usaron los tambores muchas veces para evocar (Llamar) a los espíritus para viajar a través de ellos, de manera similar a cabalgar un caballo mágico entre los dos diferentes mundos. Hay varias pinturas de retratadas con este tipo de temas del cosmos en la superficie de los tambores de algunos antiguos Chamanes. Los símbolos hallados incluyen el Sol, la Luna, estrellas, la vía láctea, el arco iris, el Árbol del Mundo y animales. En estas pinturas ellos siempre siguen algún modelo del universo, y muestran la mitología conservando los elementos más importantes (Jankovics 1984). La Figura 6a-b muestra los ejemplos de Siberia y de Nepal; los dos muestran el Sol y Luna. Al igual que en el disco de Nebra, en cualquier caso, la Luna fue transformada en algo equivocado, (siguió una interpretación errónea, quizá su aspecto mas siniestro), de cara a enfrentarse el Sol en lugar de recibir su brillante luz.

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

19

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Investigaciones de campo realizadas entre los Inuit Eskimos en los comienzos de 1950s y 1990s demostraron que ese conocimiento astronómico tuvo un poderoso e íntimo significado para los Chamanes, sus líderes, sus amigos y familias (MacDonald 2000: 6, 32). Incluso actualmente esas personas todavía se encuentran bajo la viva influencia del Chamanismo y la transición de esa herencia cultural subsiste bajo la creación de obras de arte. La Figura 5 muestra un Inuit Nunavut en 1993, pintando la Luna del Sol y estrellas. Se muestran el Sol y Luna de nuevo como enfrentados.

Figura 4. El Skidi Pawnee (Rollo de Pawnne) representa el mapa de los cielos. El tamaño de una estrella en la piel no sólo depende de su brillo aparente en el cielo, sino también en su supuesto poder (cortesía del Museo del Campo de Historia Natural en Chicago,).

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

20

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Capitulo VI La Utilidad del disco La existencia de agujeros alrededor del perímetro del disco sugiere que podría haber estado atado a algún soporte, pero el peso del disco, unos 2kg, quizás era demasiado pesado como para ser transportado. Sin embargo, pudo haber estado clavado a un escudo realizado en madera normal. En la canción XVIII, línea 478-89 de la Ilíada, Homero describe en detalle cómo Hephaestus hace un escudo para el gran héroe Aquiles: “Primero creo un escudo, grande y robusto, que adorno hábilmente en cada una de sus partes, y alrededor, sobre un margen luminoso puso rápidamente, tres relucientes pliegues, hechos de un color plata baldrico. Cinco eran las capas del propio escudo; y estaba forjado hábilmente con muchos dispositivos curiosos y útiles. En el disco estaban forjadas la tierra, los cielos, el mar, y las ultimas puestas de sol, y la luna llena, y todas las constelaciones con lo cual el cielo se coronaba con las –Pléyades, y el Hyades y el poderoso Orion, y el Oso, al que también los hombres llamaban el deshelado, cuyo círculo siempre transita el en la vida por el mismo lugar, y el miró a Orion, el solitario que no se bañaba en ninguna parte, ni se bañaba en los Océanos”. Parece ser que el escudo de Aquiles y el disco de Nebra tienen varios rasgos en común. No era algo extraño en la Edad De bronce sujetar los amuletos Solares para reforzar y, decorar los escudos con símbolos que se creían que podían protegerles o que estaban dotados de un poder sobrenatural. A menudo los escudos redondos de Europa central y del Norte estaban decorados con los círculos concéntricos; Solares o con imágenes de estrellas, o con modelos del rayos, o ruedas con signos de una -cruz, en la segunda mitad de la Edad De bronce, un periodo en que la guerra se había convertido en algo habitual según aumentaba el número de depósitos de armas (Sprockhoff 1930: Tafel 1-2; Coles 1962: Chapa 28, 30, 31; Jensen 1999: 97).

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

21

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Figura 5. El moderno trabajo artístico Inuit. Nunavut, por Kenojuak Ashevak. El Cape Dorset, 1993. Note la similitud en el tamaño relativo, posición y orientación del centro del objeto con aquéllos en el disco de Nebra, 3600 años más antiguo (por la cortesía del Baffin Oriental Co— operativa Esquimal y Asuntos indios del Norte, de Canadá,).

Figura 6. A, el tambor Chaman de las gentes de Kets en Siberia, con la pintura del Sol y la Luna y Más bajo los accesos a los Mundos Superiores. Adviértase que la media Luna Lunar esta orientada erróneamente fuera del Sol (Yenisei Ostyak. Filadelfia, el Museo de la Universidad de Pensilvana. Después de Ivanov 1954: 94,). B, el tambor de Chaman de las gentes de Magar en Nepal con la pintura del cosmos (después de Oppitz 1992: 75,). http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

22

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Cuando el disco fue encontrado junto con espadas y otros artículos de guerra, posiblemente fuera diseñado para embellecer un escudo ceremonial, que alguna vez pudo pertenecer a una persona de alto Linaje, quizá representando a un héroe mítico o a la imagen de un dios en un combate ritual. Se asume que muchos depósitos de armas que contenían espadas se realizaban para ser ofrecidos a los dioses como un gesto de gratitud por la victoria después de un combate (Kristiansen 2002: 329-30), tanto el disco, como la armadura encontrada junto con él, podría haber sido ofrecida con el mismo propósito. El corte en el extremo izquierdo superior del disco podría ser la evidencia (marca) de un golpe de un objeto afilado durante un combate (Meller 2004: 24-5).

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

23

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Capitulo VII Conclusion Final El disco de Nebra parece haber transmitido una representación mítica del cosmos que tenia como característica el Sol, Luna y estrellas. Montado en un escudo o un estandarte, pudo haber participado en una ceremonia de un personaje de alto Linaje, que pudo estar bien posicionada en la sociedad, o pudo ser utilizado como un objeto ritual que conectaba a través de los símbolos con las fuerzas del sobrenaturales del Mundo Superior del Chaman. Hay pequeñas evidencias que apoyan una conexión con Asia occidental por la iconografía que encierra, y porque fue adoptada la iconografía de la tríada divina. El arraigo del proyecto iconografíco de los símbolos en el disco no parece seguir una influencia extranjera cualquiera, simplemente expresa un elemento esencial estéticamente organizado que coloca los elementos del cosmos. El Sol y la Luna siempre deben de haber correspondido a una parte importante en la vida de personas Europeas debido a su presunto impacto en la fertilidad y riqueza de la comunidad, y tal vez fue entonces cuando la agricultura empezó a extenderse, y estos símbolos se convirtieron en esenciales. Las numerosas investigaciones de sitios y monumentos respecto al paisaje local y el movimiento de cuerpos celestiales han enriquecido nuestro conocimiento de respuestas cognoscitivas en la prehistoria. El interés por el cielo estrellado podría haber sido el comienzo, al principio por los rituales como ritos de la iniciación, o y después, quizá por ritos conectados con la creencia en el Chaman que viaja en el mundo Superior. En las ceremonias de iniciación, quizá proyectaban hacia el cielo estrellado hechos o historias acerca de los héroes, para que los grupos guardaran en su memoria los modelos de estrellas, que eran mas fáciles con recordar (Frank & Bengoa 2001). Podría haber habido tantas historias diferentes como hechos heroicos diferentes, creándose tantas constelaciones prehistóricas diferentes, mientras allí habitaron diferentes gentes, en la Europa prehistórica. El conocimiento científico actual tiende a dirigirnos hacia las explicaciones astronómicas, pero nosotros no podemos esperar encontrar un conocimiento coherente de fenómenos celestes entre las gentes de Europa prehistórica. En general, el propósito de sus observaciones podría haber sido ritual y es probable que la regla ritual de una comunidad fuera diferente de otra. Incluso los elementos del calendario a que se refiere las marcas de las posiciones de las estrellas (en el disco) habrían sido influenciados probablemente por el cielo del paisaje y el clima local. La observación y el conocimiento del cielo se transmitió y compartió posiblemente por necesidad oral y no entre los miembros de la comunidad. Los http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

24

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

registros Etnográficos sugieren que los jefes y/o los Chamanes de una comunidad eran las únicas personas privilegiadas que podían tener acceso a este tipo de conocimientos. No hay por el momento nada que indique que el disco de Nebra hubiera servido en la vida cotidiana como un instrumento de alta precisión para realizar ciertas observaciones astronómicas, y tampoco parece que los símbolos pintados de objetos o de sucesos celestiales fueran pensados para utilizados con algún tipo de precisión astronómica, como así muestra la conexión de la iconografía a Asia occidental. Es más probablemente que el disco fuera una expresión simbólica del cosmos con alguna referencia al sistema de la iconografía de la Edad De bronce Nórdica. Incluso cabe la posibilidad de que el disco pudiera haber sido fabricado allí o por los forjadores Nórdicos. Aunque quizá el disco solo puede tener un valor limitado para los astrónomos, no obstante tiene un considerable interés para los historiadores de religión prehistórica. Si nosotros aceptamos que esas gentes de la Edad del Bronce Europea eran capaces de producir una obra de arte tan exquisitamente bella como el disco de Nebra, su genio creativo merece nuestra más profunda y más sincera admiración.

Referencias y bibliografía consultada http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

25

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

References Black, J.A. & A. Green. 1992. Gods, Demons and Symbols of Ancient Mesopotamia. London: British Museum Publications. British Archaeology 79, November 16-7, 2004. Chamberlain, V.D. 1982. When Stars came down to Earth. Los Altos: Ballena Press. Coles, J. 1962. European Bronze Age shields. Proceedings of the Prehistoric Society 28: 156-90. Collon, D. 1990. Near Eastern Seals. London: British Museum Publications. Davidson, H.R.E. 1988.Myths and symbols in pagan Europe. New York: Syracuse University Press. Frank, M.R. & J.A. Bengoa. 2001. Hunting the European sky-bears: on the origin of the non-zodiacal constellation, in C. Ruggles, F. Prendergast & T. Ray. (ed.) Astronomy, Cosmology and Landscape: 15-44. Leicester: Ocarina Books. Green, M. 1993. The sun gods of ancient Europe, in M. Singh (ed.) The sun, symbols of power and life: 295-311. New York: Harry N. Abrams. Goodison, L. 1989. Death, women and the sun. Symbolism of regeneration in early Aegean religion. Bulletin of Institute of Classical Studies Suppl. 53. Homer (transl. A.T. Murray). 1925. The Iliad. London: William Heinemann. Ivanov, S.V. 1954. Materialy po izobrazitelnomu iskustvu narodov Sibiri XIX – nachala XX. veka. Trudy Instituta etnographii. XXII. Moscow/Leningrad: Academia Nauk SSSR. Jankovics, M. 1984. Cosmic Models and Siberian Shaman Drums, in M. Hopp´al (ed.) Shamanism in Eurasia: 1-2. G¨ottingen: Herodot. Jensen, J. 1999. The heroes: Life and Death, in Gods and heroes of Europe: 88-97. Strasbourg: Europarat. Kaul, F. 1998. Ships on bronze. Studies in Archaeology and History 3. Coppenhagen: PNM. –2004. Der Sonnenwagen von Trundholm, in H. Meller (ed.) Der Geschmiedete Himmel: 54-7. Stuttgart: Theiss. –2005. Bronzealderens billedverden, in F. Kaul, M. Stoltze & F.O. Nielsen (ed.) Milstreu: Helleristninger: 45-68. Rønne: Bornholms Museum. Ko´ os, J. 1988. Bronzezeitliches Anh¨angsel von Nagyrozv´agy. HOM´E 25-6: 69-80. Kov´acs, T. 1991. Das bronzezeitliche Goldarmband von Dunavecse. Folia Archaeologica 42: 7-25. http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

26

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

–1999. Bronzezeit, in T. Kov´acs & P. Raczky (ed.) Pr¨ahistorische Goldsch¨atze aus dem Ungarischen Nationalmuseum: 37-63. Budapest. Kristiansen, K. 2002. The tale of the sword – swords and swordfighters in Bronze Age Europe. Oxford Journal of Archaeology 21: 319-32. Kristiansen, K. & T.B. Larsson. 2005. The rise of Bronze Age society. Cambridge: Cambridge University Press. Larsson, T.B. 1996. The horse and the wheel, in A. Knape (ed) Kult, Kraft, Kosmos: 45. Stockholm: Statens Historiska Museum. Lindsay, J. 1972. Origins of Astrology. New York: Barnes & Noble. Liversage, D. & J.P. Northover. 1998. Prehistoric trade monopolies and bronze supply in northern Europe, in L’Atelier du Bronzier en Europe du XX`e au VIII`e siecle avant notre `ere Tome I: 137-51. Paris. MacDonald, J. 2000. The arctic sky. Iqaluit: Nunavut Research Institute. Malmer, M.P. 1981. A Chorological Study of North European Rock Art. Antikvariska serien 32. Maunder, E.W. 1913. The origin of the constellations. The Observatory 36: 329-34. Meller, H. 2002. Die Himmelsscheibe von Nebra – ein fr¨uhbronzezeitlicher Fund von aussergew¨ohnlicher Bedeutung. Arch¨aologie in Sachsen-Anhalt. Band 1: 7-20. 277 An interpretation of the Nebra disc –2004. Die Himmelsscheibe von Nebra, in H. Meller (ed.) Der Geschmiedete Himmel: 22-31. Stuttgart: Theiss. Minnaert, M. 1940. Light & Colour in the open air. London: Bell & Sons. Nagy, Gy. & P.D. Valavanis. 1993. The sun in Greek art and culture, in M. Singh (ed.) The sun, symbols of power and life: 281-95. New York: Harry N. Abrams. Navarro, R. & M.A. Losada. 1997. Shape of stars and optical quality of the human eye. Journal of the Optical Society of America. A 14: 353-59. Neugebauer, J.W. 1987. Die Bronzezeit im Osten O¨ sterreichs. St. Po¨lten/Wien: NP Verlag. Oppitz, M. 1992. Drawings on shamanic drums. Anthropology and Aesthetics 22: 63-81. Ovenden, M.W. 1966: The origin of the constellations. The Philosophical Journal 3 (1): 1-18. Pannekoek, A. 1961. A History of Astronomy. London: Allen & Unwin. http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

27

Por Emilia Pásztor y Curt Roslund

Pernicka, E. 2004. Die Naturwissenschaftlichen Untersuchungen der Himmelsscheibe, in H. Meller (ed.) Der Geschmiedete Himmel: 34-7. Stuttgart: Theiss. Probst, E. 1996. Deutschland in der Bronzezeit. M¨unchen: C. Bertelsmann. Rogers, J.H. 1998. Origins of the ancient constellations I: The Mesopotamian traditions. Journal of the British Astronomical Association 108: 9-28. Roy, A.E. 1984. The origin of the constellations. Vistas in Astronomy 27: 171-97. Ruggles, C.L.N. 1988. Records in stone. Cambridge: Cambridge University Press. –1999. Astronomy in Prehistoric Britain and Ireland. New Haven/London: Yale University Press. Schauer, P. 2005. Kritische Anmerkungen zum Bronzeensemble mit ’Himmelsscheibe’ angeblich vom Mittelberg bei Nebra, Sachsen-Anhalt. Arch¨aologisches Korrespondenzblatt 35: 323-28. Schlosser, W. 2002. Zur astronomischen Deutung der Himmelsscheibe von Nebra. Arch¨aologie in Sachsen-Anhalt 1: 21-3. –2003. Astronomische Deutung der Himmelsscheibe von Nebra. Sterne und Weltraum 12: 34-40. –2004. Die Himmelsscheibe von Nebra, in H. Meller (ed.) Der Geschmiedete Himmel: 44-7. Stuttgart: Theiss. Schumacher-Matth¨aus, G. 1985. Studien zu Bronzezeitlichen Schmucktrachten im Karpatenbecken. Marburger Studien zur Vor- und Fr¨uhgeschichte 6. Mainz: Zabern. Schwarz, R. 2004. ¨ Axte aus dem hohen norden – zur Geschichte der Bronzeaxt aus Hermannshagen, in H. Meller (ed.) Der Geschmiedete Himmel: 178-9. Stuttgart: Theiss. Sprockhoff, E. 1930. Zur Handelgeschichte der germanischen Bronzezeit. Berlin: Walter de Gruyter. Vandkilde, H. 1998. Denmark and Europe: Typochronology, metal composition and Socio-economic change in the Early Bronze Age, in L’Atelier du Bronzier en Europe du XX`e au VIII`e si˙ecle avant notre `ere Tome I: 119-34. Paris: CTHS. Zipf, G. 2004. Zwei mysteri¨ose Objekte – die Becken aus Haschendorf und Balk˚akra, in H. Meller (ed.) Der Geschmiedete Himmel: 74-8. Stuttgart: Theiss.

http://antiquity.ac.uk/ E-mail: [email protected]

28

EL-DISCO-DE-NEBRA.pdf

Page 3 of 28. EL-DISCO-DE-NEBRA.pdf. EL-DISCO-DE-NEBRA.pdf. Open. Extract. Open with. Sign In. Main menu. Displaying EL-DISCO-DE-NEBRA.pdf.

930KB Sizes 5 Downloads 185 Views

Recommend Documents

No documents